Novecientos años de historia
1048 - Jerusalén
La Orden nació aproximadamente el año 1048, cuando un grupo de mercaderes cristianos de la república de Amalfi, encabezados por el Beato Gerardo, monje benedictino, construyeron en Jerusalén un hospital para asistir a los peregrinos de cualquier fe o raza, algunos decenios antes de la Primera Cruzada (1099).

A la comunidad monástica fundada para la gestión del hospital se la llamó Orden de San Juan de Jerusalén u Orden de los Hospitalarios. Estos primeros Caballeros estaban atados por los votos monásticos de pobreza, castidad y obediencia. Hasta el día de hoy existen en la Orden Caballeros de 3 votos entre los cuales se elige al Gran Maestre.

La Orden se convirtió en una orden de la Iglesia por una Bula del Papa Pascual II, en 1113, con derecho a elegir a sus superiores.
La constitución del Reino de Jerusalén, obligó a la Orden a asumir la defensa militar de los enfermos y de los territorios conquistados por los cruzados a los musulmanes, construyendo castillos a lo largo de Palestina, tal como el Krak-des-Chevaliers (1142), cuya imponente fortaleza aún se mantiene en pie. La Orden de los Hospitalarios fue la primera orden de caballería. Los Templarios, la Orden Teutónica y la de San Lázaro son posteriores.

En estos primeros tiempos, la mayoría de los integrantes de la Orden pertenecían a la nobleza europea. Más tarde, la Orden comenzó a investir Caballeros que, sin ser nobles, eran recibidos por la gracia del Gran Maestre. Con los años, esta costumbre se convirtió en un grado específico de la Orden -el de Gracia Magistral-, en el que son admitidos la mayor parte de los postulantes.

1310 - Rodas
En 1187, Saladino “el Grande” tomó Jerusalén. Luego los musulmanes ocuparon San Juan de Acre, la última ciudad fortificada cristiana en Palestina, obligando a la Orden instalarse en Chipre en 1291 y luego, en 1310, en la isla de Rodas.

La Orden formó una potente flota en el Mediterráneo oriental, que defendió a la Cristiandad en célebres batallas. Simultáneamente los Caballeros desarrollaban la vocación hospitalaria que mantienen hasta nuestros días.

Desde su inicio, la independencia respecto de otros Estados -concedida en virtud de decretos pontificios- junto con el derecho, universalmente reconocido, de mantener fuerzas militares y de enviar y recibir agentes diplomáticos, constituyeron las bases de la soberanía internacional de la Orden.

A principios del siglo XIV, los Caballeros que desde Europa acudían a Rodas se agruparon según la lengua que hablaban: Provenza, Auvernia, Francia, Italia, Aragón-Navarra, Inglaterra y Alemania. Cada Lengua comprendía Prioratos, Bailiajes y Encomiendas.

1530 - Malta
Tras resistir victoriosamente varios asedios, en 1523 cayó Rodas. Tras seis meses de sangrientos combates sostenidos contra la flota de Solimán el Magnífico -cuyas fuerzas incluían 400 barcos y 200.000 soldados-, los Caballeros debieron rendirse y abandonar la isla.

La Orden de San Juan quedó sin territorio hasta 1530, cuando el Emperador Carlos V –como Rey de Sicilia-, cedió a la Orden la Isla de Malta.
No obstante su importancia estratégica, Malta era una isla rocosa y deforestada. Junto con el trabajo de la tierra, los Caballeros levantaron hospitales, fortalezas e iglesias.

A causa de los ataques de los corsarios que amenazaban seriamente el comercio marítimo, la Orden comenzó a ser conocida por su defensa del Mediterráneo y se convirtió también en el principal obstáculo para el avance del Islam hacia el interior de Europa y hacia el mediterráneo occidental.

Se estableció entonces que la Orden permanecería neutral en las guerras entre naciones cristianas. En 1565, bajo las órdenes del intrépido Gran Maestre Frey Jean de la Valette (que dio el nombre a la capital de Malta, Valetta), los Caballeros defendieron Malta durante el Gran Asedio Turco que duró más de tres meses. Las fuerzas turcas, con 180 buques de guerra y 30.000 hombres, fueron repelidas por tan sólo 600 Caballeros y 6.000 hombres entre soldados y voluntarios.

1571 - La batalla de Lepanto
La flota de la Orden contribuyó a la destrucción definitiva del poderío naval de los otomanos en la Batalla de Lepanto en 1571.
Valetta era conocida como un centro del arte y la cultura. La Iglesia de San Juan Bautista, terminada en 1577, albergaba obras de Caravaggio y otros grandes artistas.

Los hospitales de la Orden también iban en aumento. El principal de ellos podía albergar a 500 pacientes y tenía fama de ser uno de los mejores del mundo. Incluía escuelas de Anatomía, Cirugía y Farmacia.

El Gran Maestre fue investido Príncipe del Sacro Imperio Romano, con título de Alteza Serenísima. En 1630, le fueron concedidos títulos y honores de Cardenal.
A finales del siglo XVIII, la Orden fundaba en Malta una Universidad con Facultades de Matemáticas y de Ciencias Náuticas.

1798 - El exilio
En 1798 la poderosa flota de Napoleón Bonaparte ocupó la isla durante la campaña de Egipto. Los 250 Caballeros, que tenían prohibido alzar las armas contra otros cristianos, se vieron obligados a capitular y abandonar la isla.

No todos los Caballeros estuvieron de acuerdo con la rendición de Malta. Esta decisión trajo la remoción del Gran Maestre Ferdinand von Hompesch, hecho inusual en la Orden cuyos Grandes Maestres permanecen de por vida en su cargo.

Durante las décadas que siguieron a la expulsión de Malta, y hasta 1826, las oficinas administrativas de los Caballeros estuvieron en Sicilia.
Aun cuando los derechos soberanos de la Orden sobre la isla de Malta habían sido reconocidos en el Tratado de Amiens (1802), la Orden no pudo jamás retornar a Malta.

1834 - Roma
En 1834 la Orden se estableció definitivamente en Roma donde, con garantía de extraterritorialidad posee el Palacio Magistral en via Condotti 68, próximo a la Piazza di Spagna, y la Villa Magistral en la colina del Aventino.

Siglos XX y XXI
La misión original de asistencia hospitalaria volvió a ser la actividad principal de la Orden, reforzándose aún más y en constante crecimiento, gracias las actividades de los Grandes Prioratos y de las Asociaciones Nacionales presentes en numerosos países del mundo, especialmente durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Desde marzo de 2008, el Príncipe y Gran Maestre de la Orden es Frey Matthew Festing. Es el septuagésimo noveno Gran Maestre y fue elegido de por vida -con el título de Cardenal de la Iglesia Católica- entre los Caballeros de Justicia que han hecho votos de pobreza, castidad y obediencia.

El Beato Gerardo previó que la Orden duraría mientras hubiera sufrimiento humano que aliviar. Hoy los Hospitalarios trabajan activamente por “nuestros señores los enfermos” casi mil años después de que Gerardo fundara en Jerusalén su primer hospital y bajo el lema: "Tuitio fidei et Obsequium pauperum" (defensa de la fe y el servicio a los pobres).
Orden de Malta • Apoquindo 3721, piso 13 • Las Condes • Santiago • C. Post. 7550177 • Chile •
F: (56-2) 2367 3000 • egonzalez@claro.cl

Auxilio Maltés y Embajada de la S.O.M. • Augusto Leguía Sur 31, Of. 42 • Las Condes • Santiago • C. Post. 7550229 • Chile •
F: (56-2) 2234 9674 • fundacionauxiliomaltes@auxiliomaltes.cl